viernes, 6 de noviembre de 2009

Riesgos de los Alimentos

LOS RIESGOS ASOCIADOS A LOS ALIMENTOS







El consumo de alimentos es una actividad que realizamos varias veces al día, combinando diversos tipos de ellos con la finalidad de tener una dieta saludable. Sin embargo, este simple hábito conlleva riesgos, pues a veces nos encontramos con alimentos que presentan problemas para el ser humano que los ingiere.



Muchas enfermedades, algunas de ellas graves, como la hepatitis o la fiebre tifoidea, son originadas por la ingesta de comidas o de productos alimenticios contaminados o en malas condiciones. Las personas más susceptibles de contraer estas enfermedades son los niños, los adultos mayores, las embarazadas y aquellas personas que tienen un sistema inmune debilitado (por ejemplo, los pacientes hospitalizados).



Los alimentos que presentan algún grado de peligro para el consumo humano pueden clasificarse de la siguiente forma:



Alimento contaminado



Es aquel alimento que presenta:



Microorganismos, virus y/o parásitos, sustancias extrañas de origen mineral, orgánico o biológico, sustancias radioactivas y/o sustancias tóxicas en cantidades superiores a las permitidas, o que se presuman nocivas para la salud.

Cualquier tipo de suciedad.

Aditivos no autorizados o en cantidades superiores a las permitidas.

Alimento alterado



Es aquel que por causas naturales de índole física, química o biológica o por causas derivadas de tratamientos tecnológicos, ha sufrido modificación o deterioro en sus características organolépticas (los aspectos físicos que se pueden percibir a través de los órganos de los sentidos) en composición y/o su valor nutritivo.



Alimento adulterado



Es aquel que por intervención del hombre ha experimentado cambios que modifican sus características o cualidades propias sin que se declaren expresamente en el rótulo, tales como:

La extracción parcial o total de cualquiera de los componentes del producto original.

La sustitución parcial o total de cualquiera de los componentes del producto original por otros inertes o extraños, incluida la adición de agua u otro material de relleno.

La mezcla, coloración, pulverización o encubrimiento, en tal forma que oculte su inferioridad o disminuya su pureza.

Alimento falsificado



Es aquel que:



Se designe, rotule o expenda con nombre o calificativo que no corresponda a su origen, identidad, valor nutritivo o estimulante.

Cuyo envase, rótulo o anuncio, contenga cualquier diseño o declaración ambigua, falsa o que pueda inducir a error, respecto a los ingredientes que componen al alimento.

CORRECTA MANIPULACION DE LOS ALIMENTOS



El proceso de manipulación de los alimentos es clave para asegurar un consumo seguro de los mismos. Por tal razón, existen procedimientos que deben practicarse tanto en los locales de producción, preparación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución y venta de alimentos. Asimismo, es aconsejable que estas mismas acciones sean aplicadas en nuestros hogares para evitar cualquier tipo de enfermedad.



Los principales aspectos que deben tenerse en cuenta para una correcta manipulación de alimentos son los siguientes:



En la elaboración sólo deberán utilizarse materias primas e ingredientes en buen estado de conservación, debidamente identificadas, exentas de microorganismos o sustancias tóxicas.

Las materias primas y los alimentos almacenados deben mantenerse en condiciones que eviten su deterioro y contaminación. En el caso de alimentos envasados se debe proceder de acuerdo a lo indicado en la rotulación.

En la manipulación de los alimentos sólo deberá utilizarse agua de calidad potable.

Las manos deben lavarse antes y después de manipular alimentos.

Se debe mantener limpia todas las superficies de la cocina.

Los alimentos deben almacenarse y manipularse lejos de productos tóxicos.

Mientras se manipula alimentos no se debe: conversar sobre los alimentos, fumar, comer o mascar chicle, rascarse la cabeza o cualquier parte del cuerpo, hurgarse la nariz, boca u orejas, estornudar o toser sobre los alimentos, superficies y utensilios. No se debe usar adornos en las manos.

Los alimentos deben ser bien cocidos y en lo posible ser consumidos inmediatamente.

Si se guardan, deben conservarse cuidadosamente, en refrigerador o en congelador.

Los alimentos descongelados no deben volver a congelarse.

Se debe evitar el contacto entre alimentos crudos y cocidos.



CORRECTA MANIPULACION DE LOS ALIMENTOS



El proceso de manipulación de los alimentos es clave para asegurar un consumo seguro de los mismos. Por tal razón, existen procedimientos que deben practicarse tanto en los locales de producción, preparación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución y venta de alimentos. Asimismo, es aconsejable que estas mismas acciones sean aplicadas en nuestros hogares para evitar cualquier tipo de enfermedad.







Los principales aspectos que deben tenerse en cuenta para una correcta manipulación de alimentos son los siguientes:



En la elaboración sólo deberán utilizarse materias primas e ingredientes en buen estado de conservación, debidamente identificadas, exentas de microorganismos o sustancias tóxicas.

Las materias primas y los alimentos almacenados deben mantenerse en condiciones que eviten su deterioro y contaminación. En el caso de alimentos envasados se debe proceder de acuerdo a lo indicado en la rotulación.

En la manipulación de los alimentos sólo deberá utilizarse agua de calidad potable.

Las manos deben lavarse antes y después de manipular alimentos.

Se debe mantener limpia todas las superficies de la cocina.

Los alimentos deben almacenarse y manipularse lejos de productos tóxicos.

Mientras se manipula alimentos no se debe: conversar sobre los alimentos, fumar, comer o mascar chicle, rascarse la cabeza o cualquier parte del cuerpo, hurgarse la nariz, boca u orejas, estornudar o toser sobre los alimentos, superficies y utensilios. No se debe usar adornos en las manos.

Los alimentos deben ser bien cocidos y en lo posible ser consumidos inmediatamente.

Si se guardan, deben conservarse cuidadosamente, en refrigerador o en congelador.

Los alimentos descongelados no deben volver a congelarse.

Se debe evitar el contacto entre alimentos crudos y cocidos.



Fuente: Seremi de Salud R.M.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada