martes, 10 de abril de 2012

"Descubren pastilla anti-arrugas"

Actúa sobre los signos de envejecimiento de la piel
Por primera vez, una reconocida sustancia activa, el ácido hialurónico, se podrá tomar por vía oral como “antiage”. El tratamiento permite recuperar la salud, la juventud y la tersura de la piel, mejorando la falta de brillo y la pérdida de elasticidad cutánea.

Buenos Aires, 22 de marzo de 2012.- Se acaba de presentar por primera vez en Argentina un innovador producto para combatir arrugas. Se trata de comprimidos de ácido hialurónico, un “antiage” que se toma por vía oral y actúa sobre los signos de envejecimiento ‘desde adentro hacia afuera’, para prevenir la formación de arrugas y devolver la juventud y la tersura de la piel en forma natural.

Este medicamento, de venta libre, se presenta bajo la marca Perlavita®, de Microsules Argentina, y ha demostrado ser altamente efectivo en el tratamiento de las arrugas, actuando sobre la deshidratación, la falta de brillo y la elasticidad de la piel. A diferencia de las cremas, que se aplican localmente, actúa por vía sistémica, lo que asegura una mayor actividad que beneficia a la piel en forma integral, con hidratación profunda que devuelve la tonicidad cutánea.

“Ésta es la primera vez que se presenta el ácido hialurónico en comprimidos en nuestro país”, destacóla Dra. EstelaBilevich, médica especialista en Dermatología, Jefa dela Sección Cicatrizaciónde Heridas del Servicio de Dermatología del Hospital de Clínicas “José de San Martín”. “Hace tiempo que se utilizaba en forma local, a través de cremas o por vía inyectable, ya que es un excelente regenerador de tejidos y de la lubricación de las articulaciones. Diversos estudios hechos en Francia demostraron que permite la hidratación profunda de la piel, y revierte y previene arrugas”, destacó.

El ácido hialurónico es una sustancia natural, que se encuentra presente en todos los organismos vivos que poseen tejido conjuntivo (piel, cartílago, y otros). Su función es lubricar, absorber, transportar los nutrientes entre las células y eliminar los residuos. Se encuentra en el tejido conjuntivo, la piel, el fluido sinovial de las articulaciones, el humor vítreo del ojo, el cartílago y el cordón umbilical. No obstante, durante el proceso del envejecimiento, el organismo pierde progresivamente los niveles de ácido hialurónico, y así, la capacidad de retener el agua en las células y tejidos, lo que motiva la aparición de arrugas en la piel, que se afina, envejece y reseca, asimismo hay alteraciones articulares.

La especialista explicó que “el ácido hialurónico se va perdiendo como parte natural del envejecimiento. Cuando las células consumen energía, se liberan radicales libres, que van destruyendo el ácido hialurónico. Al reincorporarlo desde afuera, por vía oral, se detiene la progresión de las arrugas y se revierte el proceso”.

El tratamiento consiste en tomar un comprimido al día junto a dos litros de líquido diarios (agua, infusiones, gaseosas light, jugos, etc.) durante dos a tres meses, dejando luego un mes de descanso. “Es importante tomar agua, porque el ácido hialurónico actúa como una esponja que atrapa el líquido y, como se deposita en la piel, rellena. Y luego hay que tener paciencia: los beneficios se observan a las 5 semanas de tratamiento, con piel más tersa, más suave y con menos arrugas”, señalóla Dra. Bilevich.

El momento ideal para comenzar a usarlo es alrededor de los 35/40 años de edad, cuando se empiezan a advertir los signos de envejecimiento. Las únicas contraindicaciones son embarazo, lactancia e hipertensión arterial. “Es mejor acompañar el tratamiento con otras terapias locales, dado que se potencian. Por ejemplo, si una crema antiarrugas o un relleno facial se complementan con ácido hialurónico por vía oral, el efecto va a durar más tiempo”, detalló la médica.

Otros efectos del ácido hialurónico reportados mediante estudios científicos incluyen mayor lubricación de las articulaciones (mejorando la artrosis y otras afecciones) y una mejoría de la sequedad ocular.

Arrugas, un mal de todos

“Las arrugas, como otros signos, tales como manchas o canicie, aparecen como expresión visible del proceso de envejecimiento que sufren los seres vivos”, señaló la Dra. Maríadel Carmen Arrastia, médica especialista en Dermatología y Secretaria de la Comisión Directivade la Asociación Argentinade Dermatología (AAD). Según los mecanismos que intervienen en su génesis, “pueden ser arrugas de expresión, producidas por los movimientos gestuales que realiza la persona y que no tienen tanta relación con la edad (si bien se ven agravadas por el paso del tiempo), y arrugas gravitatorias, que tienen relación con la pérdida ó disminución de elementos constitutivos del órgano, piel, y declinación de sus funciones”, explicó la especialista, quien además dirige el Curso de Dermatología Estética dela AAD.

Lamentablemente, “todas las personas inexorablemente transitamos el proceso de envejecimiento, desde el momento mismo de nacer, por lo cual nadie está exento de presentar arrugas. No obstante esto, hay variaciones, de persona a persona y esto tiene que ver con la genética y con los factores personales y ambientales de cada individuo”, señalóla Dra. Arrastia, quien agregó que “podemos actuar en la minimización de los signos del envejecimiento teniendo hábitos acorde a una vida sana: hidratación, nutrición, no tabaco, protección solar, como también actuando con procedimientos médicos como los que tenemos en la actualidad y que día a día se van optimizando”.

Historia del ácido hialurónico

El ácido hialurónico fue aislado en 1934 y, si bien en principio se pensó su uso como fuente alimentaria (como sustituto de la clara de huevo) en los productos de panadería, la medicina, la odontología y la cosmética hallaron usos mucho más revolucionarios para esta sustancia.

Se halló que el ácido hialurónico juega un papel fundamental en los mecanismos de hidratación de células y tejidos. Como es capaz de retener hasta mil veces su peso en agua, actúa como lubricante y protector de las articulaciones y del colágeno, proporcionando hidratación y un medio para el transporte molecular, entre otras funciones.

En la actualidad se utiliza tanto en medicina como en estética: tratamiento de la artrosis, cicatrización de heridas, relleno en implantes dentales, o relleno facial para reducir lesiones (marcas de acné, cicatrices y otras depresiones en la piel, con un efecto más duradero que los implantes de colágeno), son algunas de sus aplicaciones.

Sus efectos antiage al administrarse por vía oral se advirtieron hace unos años, con el documental ‘El pueblo de larga vida: ¿podría ser el Ácido hialurónico un remedio contra el envejecimiento?’. La investigación mostró a Yuzuri Hara, un pueblo japonés en el que nada menos que el 10% de los habitantes es mayor de 85 años de edad. Estos habitantes viven más y tienen mayor energía y vitalidad que la media norteamericana a los 50 años de edad, pueden trabajar a diario en el campo y realizan duras tareas. Se indicó que la causa podría ser la dieta, rica en ciertos tubérculos (papa dulce, satoiro y otros) que mejoran la síntesis natural de ácido hialurónico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada