viernes, 24 de mayo de 2013

''Si tiene hambre no vaya al super''


"Aun los ayunos cortos inducen elecciones alimentarias poco saludables".

Reuters
Por Genevra Pittman NUEVA YORK (Reuters Health) 
Un estudio proporciona pruebas que respaldan lo que mucha gente ya aprendió por experiencia: nunca vaya a un supermercado si tiene hambre.
Un equipo observó que las personas que no habían comido en toda una tarde optaban por alimentos con más calorías en un supermercado simulado.
Y en un comercio real, los compradores preferían más los alimentos calóricos por sobre los de bajas calorías antes de la cena que durante el resto del día.
"Aun los ayunos cortos inducen elecciones alimentarias poco saludables", dijo Amy Yaroch, directora del Centro para la Nutrición Gretchen Swanson, Omaha, Nebraska. Y recomendó: "No vaya de compras con hambre y sin una lista de los productos que necesita porque elegirá todo tipo de comida chatarra".
Consideró que los resultados también serían importantes para las familias con "inseguridad alimentaria", que a menudo carecen de dinero para comprar alimentos saludables o alimentos en general.
Aner Tal y Brian Wansink, de Cornell University, Ithaca, Nueva York, realizó un experimento de laboratorio y salió "al terreno" para conocer cómo el hambre influye en las elecciones de alimentos.
En el experimento, les pidieron a 68 adultos que no comieran durante cinco horas antes de una consulta al final de la tarde. Antes de comenzar el experimento, la mitad recibió un plato de Wheat Thins para saciar el hambre. Luego, todos los participantes compraron alimentos en un comercio virtual online. Ambos grupos compraron unos ocho productos con bajas calorías, como ciertos lácteos, carnes y snacks.
El grupo que no había saciado el hambre también compró seis productos altamente calóricos, versus los cuatro productos promedio que eligió el grupo que había comido un snack, según publica el equipo en JAMA Internal Medicine.
En el estudio de campo, el equipo observó cómo compraban 82 personas en un supermercado real. La relación de compra entre alimentos con alto y bajo contenido calórico era más saludable entre las 13 y 14 horas que entre las 16 y 19 horas.
El endocrinólogo Tony Goldstone, del Imperial College de Londres, aconsejó interpretar los resultados con precaución, ya que los autores pidieron que los participantes sintieran hambre antes del experimento. Recomendó comer un snack, como una fruta, antes de ir de compras o masticar un chicle mientras se recorren las góndolas del supermercado para reducir el efecto del hambre.
FUENTE: JAMA Internal Medicine


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada